Comprar cortafiambres

Comprar cortafiambres representa una de las mejores opciones que puedes tener si quieres cortar cierto tipo de alimentos como lo son los embutidos. Además, facilitan múltiples tareas en la cocina.

Comprar Cortafiambres

Y es  un cortafiambres es todo un aliado perfecto para hacer los cortes perfectos de comestibles como las carnes, los embutidos y los quesos, lo que nos permite presentar platos elegantes y atractivos, tanto a escala doméstica como comercial.

Es por ello que en nuestra página web tenemos a tu disposición una gran variedad de estos aparatos, para que puedas comprar los cortafiambres que más se adapten a tu consumo y necesidades culinarias. Tenemos grandes ofertas en electrodomésticos de máxima calidad y con garantía de hasta dos años en todos nuestros productos de vitrina.

Somos tienda online, por lo que te proporcionamos la oportunidad de comprar cortafiambres adecuados a tu cocina, con precios sin competencia.

¿Qué cortafiambres comprar?

El cortafiambres se refiere a un artefacto eléctrico que sirve para cortar algunos alimentos como las carnes, los embutidos y los quesos, en rodajas del grosor que sea necesario, en función del platillo para el que se utilizan.

Estos equipos están compuestos por un disco de corte, fabricado en acero inoxidable, el cual gira a gran velocidad, gracias a un motor potente, para hacer el corte de los consumibles. Además, tienen un carro con el que podemos desplazar dicho disco de un lado a otro.

Para obtener el grosor necesario, se regula la separación de la cuchilla entre 0 y 12 milímetros. Se encienden o apagan usando un interruptor que ofrece las funciones momentánea o continua.

Son máquinas aptas para el uso doméstico o profesional, por lo que facilita la preparación de una gran variedad de recetas y platillos. En nuestra tienda online te contamos que a la hora de comprar cortafiambres lo ideal es analizar aspectos importantes, tales como:

De plástico o metal

Los cortafiambres fabricados en plástico suelen ser mucho más económicos que los metálicos, no obstante, no son aptos para el uso profesional, en vista de que no cuentan con la resistencia necesaria para ello, por lo que su tiempo de vida útil es corto.

Los aparatos metálicos son mucho más higiénicos, duraderos y sencillos a la hora de limpiarlos. Sin embargo, tienen un costo más elevado y son mucho más pesados que los de plástico.

Dependiendo del uso que desees dar a tu cortafiambres, puedes seleccionar uno plástico o metálico, considerando que este último es el que mejor va con los comercios de alimentos como restaurantes, supermercados, entre otros.

Disco liso o dentado

Según el disco que tiene el aparato es la cantidad de alimentos que pueden cortarse con él. Por tanto, si se usará para cortar bacon ahumado, quesos, pan o verduras, lo más recomendable es comprar un cortafiambres con disco liso, en vista de que son alimentos suaves.

En caso de que se necesite el equipo para rebanar pan, carne u otros comestibles de consistencia dura, lo más adecuado es que éste cuente con un disco dentado.

Una de las mejores opciones que existen en el mercado hoy en día son aquellos artefactos que se adaptan bien a los dos tipos de discos, pues así no existen limitaciones a la hora de cortar los alimentos tan perfectos como sea posible.

Si quieres usarlo para cortar bastante carne, lo mejor es elegir un modelo que tenga un disco grande.

Eléctricas o manuales

Los cortafiambres manuales son aquellos que se manejan sin necesidad de encender un motor. Para ello, es necesario sostener con una mano el alimento a cortar, por medio de un elemento prensador, y con la otra manipular la cuchilla o disco con el que se hace el corte.

Por otra parte, los artefactos eléctricos son lo más demandados hoy en día, en vista de que facilitan el trabajo al contar con un motor que se encarga de hacer girar el disco a una velocidad específica para que logre rebanar los alimentos de forma precisa.

Longitud del corte

Tanto los equipos para uso doméstico como aquellos para uso profesional nos ofrecen la posibilidad de seleccionar la amplitud del corte, que va de los 2,5 centímetros a los 25 milímetros, que el grosor con el que quedan las rebanadas de los comestibles.

Lo más recomendable en este sentido es comprar un aparato que ofrezca la posibilidad de elegir entre varias longitudes de corte, pues eso facilitará la preparación de platillos distintos.

También es necesario indagar si el artefacto tiene el seguro que permite conservar la hoja en una medida específica, pues resulta súper útil para rebanar bastantes alimentos.

Tamaño del equipo

Dependiendo de la frecuencia de uso y la cantidad de alimentos que quieres cortar con este aparato, será el tamaño adecuado para tu cocina. Por ejemplo, si deseas cortar embutidos grandes, carnes y otros alimentos duros lo mejor es elegir un modelo grande, de tipo profesional.

En caso de que quieras utilizarlo para rebanar la charcutería o los quesos que consumen todos en casa, puedes optar por una alternativa más pequeña y cómoda, ideal para el uso doméstico.

Método de uso

La forma como se usa un electrodoméstico de esta naturaleza es uno de los factores que pueden influir considerablemente en tu decisión de compra, pues todos cuentan con una bandeja en la que se coloca el consumible a rebanar para que pueda pasar por el disco de corte.

Los alimentos se rebanan desplazando la pieza del disco de un lado a otro. Por tanto, es indispensable seleccionar un aparato que permita hacer este movimiento con la mayor fluidez y comodidad posible.

Plegabilidad

Cuando se desea comprar un cortafiambres para uso doméstico, es necesario analizar su nivel de plegabilidad, pues de ello depende la facilidad con la que puede almacenarse o guardarse en la cocina.

La mayoría de estos equipos para uso doméstico poseen un diseño muy compacto y son manuales, por lo que resultan idóneas para las viviendas donde las cocinas son pequeñas.

Potencia del aparato

En los casos en que necesitamos comprar un cortafiambres que funcione con electricidad, es necesario indagar acerca de la potencia con la que funciona, pues cuanto mayor sea ésta, más cantidad de alimentos se pueden rebanar y los resultados serán de una calidad superior.

Por tanto, de este aspecto depende directamente la eficiencia que posee el cortafiambres. Lo más aconsejable es decidirse por un artefacto que trabaje con 100 o 150 vatios. Menos de ello no proporciona los resultados deseados.

Facilidad para limpiar

Tomando en consideración que este tipo de electrodomésticos se usan para cortar alimentos crudos como la carne y la charcutería, es imprescindible su limpieza constante y adecuada para evitar la proliferación de baterías y otros microorganismos.

Esto hace necesario decidirse por la compra de un cortafiambres que ofrezca la mayor facilidad posible para asearlo, en el que se pueda acceder con facilidad a los espacios más pequeños donde se acumulan restos de comestibles.

Para ello, los modelos que pueden desarmarse son la mejor alternativa, en vista de que facilitan la limpieza de todas sus piezas.

Seguridad

Como se trata de un artefacto que funciona con un disco afilado, lo mejor es buscar aquel que más seguridad ofrece a su usuario, como aquellas que son antideslizantes y están equipadas con un interruptor de seguridad que se activa una vez que se han retirado los alimentos de la bandeja para corte.

También es mejor buscar un equipo que tenga los protectores para las cuchillas, que evitan el contacto directo con ellas mientras la máquina esté apagada.

Precio

El costo que tienen estos aparatos es otro aspecto importante que debe analizarse antes de comprar un cortafiambres. Y es que es necesario adaptarse al presupuesto disponible para hacer una inversión que permita cubrir nuestras necesidades al respecto.

Para que tengas una idea acerca de la inversión que harás al comprar un cortafiambres, te informamos que las rebanadoras más económicas del mercado tienen un costo aproximado de unos 50 euros. Algunas marcas de excelente calidad tienen precios bastante asequibles como este.

Por otra parte, las cortadoras de uso profesional, grandes, potentes y de excelente calidad, pueden alcanzar un precio superior a los 150 euros, dependiendo de las funciones y otras prestaciones que las caracterizan.

Otros aspectos importantes

Existen algunos cortafiambres que vienen equipados con una envasadora al vacío, lo que los hace ideales para cortar los alimentos y guardarlos de la mejor manera en el refrigerador o congelador. Si consigues un modelo de este tipo te lo recomendamos.

Otros aparatos para cortar alimentos traen afiladores de cuchillas, que son elementos que ayudan a mantener en buen estado y filosos los discos de corte.

Analiza la cantidad de accesorios con los que cuentan estos equipos y selecciona aquel que más se adapta a tus necesidades a la hora de preparar los alimentos.

Entre los modelos de cortafiambres más reconocidos hoy en día por los usuarios, las marcas que más destacan son:

Ritter E16 Duo Plus

Es una rebanadora que funciona con electricidad, la cual trabaja con un motor ecológico, es decir, que no contamina el medio ambiente. Cuenta con un diseño bastante atractivo, cómodo y ergonómico. Además, es de color plata, por lo que queda bien en cualquier cocina.

Está equipada con dos discos de 17 centímetros de diámetro, uno dentado y uno liso, por lo que es ideal para rebanar una gran variedad de alimentos, desde los más duros hasta los más blandos.

Permite al usuario regular el grosor del corte hasta unos 20 milímetros. Su recorrido para rebanar es de 18 centímetros como máximo, lo que lo hace ideal para cortar embutidos grandes.

Su motor funciona con 65 vatios de potencia, con el que se ahorra hasta un 20% de la energía eléctrica, en comparación con otros aparatos de la competencia dentro de la misma gama.

También tiene un interruptor de seguridad, que se ajusta a funcionamiento intermitente o continuo. Es bastante fácil de limpiar, en vista de que el carro para el corte se extrae de forma fácil.

Severin AS 3915

Este cortafiambres es uno de los más potentes del mercado, en vista de que trabaja con 180 vatios. Además, posee dos cuchillas fabricadas en acero inoxidable, una lisa y otra dentada. Es de color plata, lo que lo hace ideal para cualquier diseño de cocina.

Resulta muy efectiva para cortar carnes, quesos, pan y embutidos. Su sistema de corte puede regularse entre los 0 y 15 milímetros de grosor. Además, tiene un contenedor en el que caen los residuos de los comestibles.

Resulta bastante seguro de usar, en vista de que su carro posee un protector para los dedos, mientras que la base metálica tiene unas ventosas que le permiten fijarse bien a la superficie en la que se utiliza.

Cuenta con un interruptor iluminado. Tanto la placa como el tope están elaborados en un metal altamente resistente. Sus cuchillas pueden desmontarse fácilmente, por lo que su proceso de limpieza y mantenimiento es bastante sencillo.

Orbegozo MS 4570

Es un cortador muy resistente, pues está fabricado en metal. Cuenta con una cuchilla de acero inoxidable y funciona con un motor de 150 vatios, lo que lo convierte en un equipo ideal para cortar con facilidad diversos tipos de alimentos.

El disco con el que está equipado este cortafiambres es dentado, con el que se rebanan alimentos duros. Facilita el ajuste del grosor de corte y su carro deslizante posee un mecanismo de seguridad bastante efectivo.

Cuenta con un protector plástico de mano, que permite usar el aparato con toda la confianza posible. Permite elegir entre dos velocidades de corte.

Jata CF301

Es un cortafiambres cuya potencia es de 100 vatios. Su diseño es muy atractivo, en vista de que cuenta con dos colores: negro y plata, pues el carro de corte y los discos son de acero inoxidable, lo que le garantiza una gran resistencia y durabilidad.

Viene equipado con un mecanismo de seguridad que evita su activación involuntaria, así como un regulador del grosor del corte que proporciona alta precisión y lonjas uniformes.

Posee una bandeja en la que cae el alimento ya rebanado. Su base se puede plegar, por lo que es fácil de guardar. Su eficiencia energética está dentro de la clasificación A.

¿Qué utilidad tiene un cortafiambres doméstico?

Estos electrodomésticos son aliados excelentes para toda ama de casa o chef. Y es que les permite cortar las lonchas de jamón, queso o carne para que queden en rodajas idénticas. Incluso también facilitan el corte de verduras como la berenjena y el calabacín.

Estos aparatos resultan muy útiles para las personas que compran en tripas los embutidos y en cubos los quesos, pues facilitan su corte ideal para preparar los bocadillos y meriendas que consumen todos los miembros de la familia.

En los restaurantes y locales de comida es indispensable contar con este tipo de electrodomésticos, pues representan un colaborador ideal a la hora de preparar la materia prima con la que se hacen los platillos. Además, los eléctricos no suelen consumir mucha energía eléctrica (en su mayoría son de clasificación A).

Tipos de máquinas de cortar fiambre

Entre los tipos de aparatos para cortar fiambre que existen actualmente en el mercado, encontramos:

Máquinas de engranajes

Son las cortadoras que resultan ideales para un uso industrial y comedores. Se destacan por contar con engranajes de metal con los que se hace el corte de carnes y otros alimentos duros. Por lo general son de acero inoxidable.

Cortadoras por gravedad

Se refiere los aparatos que poseen una pendiente negativa que facilita el deslizamiento de los alimentos a cortar, facilitando su rebanado de forma precisa entre éstos y la cuchilla.

Artefactos de correa

En este grupo se encuentran los cortafiambres más económicos del mercado, en vista de que se encargan de distribuir la potencia usando para ello una correa tensada.

Cortadoras verticales

Este es el tipo más común de cortadores eléctricos para uso doméstico. Se caracterizan por formar un ángulo de 90 grados entre la hoja para corte y la bandeja donde se colocan los alimentos. Son ideales para rebanar carnes blandas y charcutería.

¿Cómo limpiar el cortafiambres?

Las máquinas diseñadas para cortar fiambres deben limpiarse una vez que se terminan de utilizar.  También si se usa para rebanar un tipo de alimento y luego se empleará con otro. Por ejemplo, si se corta carne, es mejor limpiarla al finalizar para luego rebanar queso.

Para llevar a cabo una limpieza y mantenimiento adecuado es necesario cumplir con los siguientes pasos:

  • Apaga la máquina, desconéctala de la corriente eléctrica y espera a que se enfríe por sí sola.
  • Desmonta las piezas que sean extraíbles y lávalas a mano. También puedes introducirlas en el lavavajillas si son aptas para eso.
  • Lo más idóneo es utilizar guantes que sean resistentes a cortes, a fin de evitar un posible accidente a la hora de manipular los discos.
  • Todos los días debes limpiar la cuchilla, en vista de que algunos alimentos dejan restos de aceite que pueden ocasionar daños en los discos.
  • Lo más aconsejable es asear los discos usando agua tibia con jabón líquido y una esponja bastante suave. Bajo ninguna circunstancia es bueno usar esponjas metálicas porque rayan las piezas del aparato.
  • Una vez que terminas de lavar cada componente, debes secarlo con un paño limpio y suave o con un papel absorbente.
  • Monta todas las piezas de la máquina, asegurándote de que todo queda en su lugar.
  • Si quieres afilar el disco usa un afilador al menos una vez por semana, siempre que utilices el corta fiambres con regularidad.
  • Al igual que los discos, la base del aparato se limpia con jabón líquido y agua tibia. No uses productos corrosivos que causan oxidación.
  • Con cierta frecuencia debes lubricar tanto el brazo como el carro del equipo. Para ello usa vaselina o aceite, a fin de que deslicen con la suavidad y eficiencia que se necesita.

Todos estos pasos son indispensables para alargar el tiempo de vida útil de las máquinas de cortar fiambres, por lo que te recomendamos cumplirlos si deseas usarla por un largo tiempo.

Ventajas de los cortafiambres profesionales

Comprar un cortafiambres profesional, tanto en casa como en un comercio de alimentos representa una excelente idea, en vista de que aporta varias ventajas importantes, entre las que destacan:

  • Facilita el corte de la materia prima utilizada en la preparación de varias recetas y platillos, como verduras, carnes, jamones, quesos y panes.
  • Resulta una opción adecuada para controlar la higiene con la que se manipulan los alimentos.
  • Cuenta con una serie de accesorios que hacen el trabajo de rebanado una tarea bastante fácil y sencilla.
  • Evita que tengamos que exponernos al contacto con cuchillos que pueden provocar lesiones en los dedos y las manos de la persona que los manipula.
  • Cuando se emplea para un negocio, agiliza todo el servicio, lo que proporciona una buena reputación del lugar.
  • Representa un ahorro directo de dinero y tiempo, en vista de que evita el gasto extra que representa solicitar el trabajo de rebanado de los alimentos, en especial los embutidos y los quesos.

Estos son algunos de los beneficios con los que contamos a la hora de comprar un corta fiambres para nuestro hogar o negocio; sin embargo, es necesario considerar que estos artefactos, si son de uso manual, no están elaborados para cortar toda clase de alimentos.

Y es que los que no funcionan con un motor no cuentan con la potencia necesaria para rebanar comestibles duros, pues no suelen ser muy efectivos para cortar carnes, verduras, quesos o pescados, pues podrían estropearse como consecuencia de la dureza que éstos poseen.

Por tanto, si estás decidido a comprar un aparato de uso manual, debes tener claro que solo sirve para rebanar embutidos blandos como el jamón, el salchichón, las salchichas, entre otros.

Por otra parte, al usar las cortadoras profesionales o eléctricas, siempre es mejor optar por aquellas que cuentan con los dos discos: liso y dentado, tomando en consideración que facilitan el rebanado de una gran variedad de comestibles, permitiéndonos elaborar diversos platillos.