Comprar Frigorífico

Comprar frigorífico puede ser una verdadera odisea, pero con nosotros, ese problema se ha acabado. Te vamos a enseñar como elegir el mejor modelo de frigorífico que se ajuste a tus necesidades y presupuesto. Y vas a poder comprarlo en nuestra tienda en línea, porque hemos elegido los mejores modelos y marcas del sector. En nuestra web encuentras todo tipo de frigoríficos como los combinados, los americanos, los de una y dos puertas, los congeladores, integrables, de libre instalación, con sistemas cíclicos y No Frost y de todas las clasificaciones energéticas existentes.

¿Estás buscando un frigorífico y no sabes por cuál modelo decidirte? No te preocupes por ello, solo tienes que analizar todas las opciones que existen en el mercado actual; y comprar aquel que más se adapta a tus necesidades y las de tu familia.

Te enseñaremos todo lo referente a estos electrodomésticos tan útiles e imprescindibles en el hogar; a fin de garantizar que tomes la decisión más acertada. 

Que debo saber antes de comprar Frigorífico

Antes de comprar frigorífico o un congelador es necesario analizar una amplia lista de factores, entre los que destacan:

Modelo y tamaño

El modelo de frigorífico que se elige depende de las necesidades y hábitos de las personas que lo utilizan; en esto influye mucho el período durante el que se requiere mantener los alimentos. Pues hay equipos que permiten la conservación por días o por meses.

En ese caso, el nivel de congelación que tiene un frigorífico se especifica a través de estrellas; en este sentido, cuando aparece una estrella, eso indica que solo mantiene los alimentos durante unas horas y llega a unos 6 grados; dos significa que la refrigeración se mantiene por unos tres días a unos -12 grados.

Por otra parte, tres estrellas indican el tipo de conservación de los alimentos congelados durante varios meses y a una temperatura de -18 grados, mientras que cuatro estrellas significa una congelación rápida durante meses de una gran cantidad de alimentos.

El tamaño es otro aspecto importante a la hora de elegir uno de estos electrodomésticos para nuestro hogar. Es necesario ubicar un modelo que cuente con la capacidad necesaria para almacenar todos los alimentos que usamos frecuentemente, conservándolos tanto a escala horizontal como vertical.

Es importante observar bien el interior del refrigerador y cerciorarse que no tenga lugares de difícil acceso o que roben espacio valioso antes de comprar frigorífico.

Eficiencia energética

Este es otro factor fundamental cuando elegimos un electrodoméstico grande como el frigorífico; pues de la clasificación energética en la que se encuentra dependerá directamente el gasto o ahorro del dinero mensual relacionado con el consumo de la energía eléctrica.

Por consiguiente, lo más aconsejable comprar frigorífico o congeladores que están dentro de la categoría A++ o A+++, que son los que mayor eficiencia energética poseen.

Distribución interna

Es muy importante comprar frigoríficos cuyos elementos estén bien distribuidos en el interior, que sean fáciles de extraer y limpiar. Además, deben contar con una resistencia adecuada y las baldas deben ser transparentes, pues así puedes visualizar lo que hay en su interior antes de abrirlas.

Control de humedad y temperatura

Los controles de temperatura y humedad son importantes para el buen funcionamiento del frigorífico. Asegúrate de que éstos se ubiquen en un lugar estratégico al que accedas con facilidad, sin necesidad de mover los alimentos para ello.

También es importante identificar si los cajones individuales mantienen la humedad y temperatura necesaria para conservar los alimentos como frutas, verduras o carne; antes de comprar frigorífico.

La iluminación interna

Una de las mayores necesidades que existen a la hora de usar un frigorífico es que éste cuente con buena iluminación en su interior. Si es por medio de luces LED resulta mucho mejor, pues éstas son mucho más duraderas y consumen menos energía que otro tipo de lámparas.

Facilidad para hacer la limpieza

Uno de los elementos fundamentales que debemos analizar cuando compramos un frigorífico es la facilidad con la que puede limpiarse, tanto a escala interna como externa.

Siempre será mejor el congelador cuyas piezas y cajones internos puedan desmontarse con facilidad. Así, puedes lavarlos o limpiarlos con mayor seguridad y confianza. Además, es recomendable que todas las paredes sean lisas, pues no se les acumula suciedad.

Existencia de dispensador de hielo

El dispensador de hielo es un accesorio que traen los frigoríficos y representan un aliado excelente para las personas que consumen sus bebidas bien frías. Si eres una de ellas entonces los congeladores que hacen y dispensan hielo desde una de sus puertas son características ideales para comprar frigorífico.

La potencia 

La potencia del área de congelación es muy importante, pues de ella depende el grado y tiempo de conservación que tendrán los alimentos en el interior del frigorífico. 

Selecciona uno que tenga la capacidad para conservar todos los alimentos que almacenas en este aparato. Cuando más potente es, más nivel de congelación proporciona.

Materiales y calidad

Los materiales con los que son fabricados los frigoríficos también representan un aspecto importante; pues de ello dependerá, en gran parte, el tiempo de vida útil que tendrá el electrodoméstico.

Entre los modelos favoritos de las personas que buscan este tipo de electrodoméstico destacan los de acero inoxidable, tanto por su duración como por lo atractivos que resultan a escala estética.

Convencional o No Frost

Dependiendo de tus gustos y el uso que le das al congelador puedes elegir uno convencional o con tecnología No Frost. Es una decisión muy personal, aun cuando los expertos recomiendan el No Frost porque garantiza un congelamiento mucho más eficiente.

Esto quiere decir que tienes la alternativa de seleccionar entre un frigorífico que hace escarcha u otro que cuenta con un sistema que evita la condensación de la humedad, por lo que no se forma hielo alrededor del congelador.

Tipos de frigoríficos

Tipos de frigoríficos que existen en el mercado hoy en día y que encuentras en nuestra web destacan:

Frigoríficos de 1 puerta

Son los frigoríficos convencionales, cuyo motor funciona tanto para la nevera como para el área de congelación de los alimentos. Su temperatura es regulada de forma integral. También se encuentran solo frigoríficos, es decir, prescinden de la sección para congelar, a los que se les llama coolers.

Frigoríficos de 2 puertas

Estos frigoríficos también entran en el grupo de los convencionales, tomando en consideración que funcionan a través de un solo motor, pero están divididos en dos partes: la nevera abajo y el congelador en el área superior. Es decir, el acceso a cada área es totalmente independiente.

Frigoríficos combi

Son los frigoríficos que funcionan a través de dos motores totalmente independientes, uno para el área de la nevera y otro para la del congelador. Cada uno de ellos se regula de acuerdo a la necesidad de los alimentos que se introducen allí.

Frigoríficos Americanos

En este grupo se encuentran los frigoríficos que traen tres y cuatro puertas, aparte de las de la nevera y el congelador. Son mucho más espaciosos, por lo que permiten conservar muchos más alimentos que los modelos anteriores, resultando idóneo para las familias grandes.

Vienen con tecnología No Frost, por lo que no producen escarcha y no requieren descongelación para su mantenimiento. La mayoría trae dispensador de hielo y agua en su puerta frontal, así como una pantalla en la que se visualiza la temperatura del interior del aparato.

Congeladores

Estos frigoríficos son los que están diseñados específicamente para almacenar los alimentos congelados. Son ideales para conservar durante un lapso bastante largo alimentos como la carne y embutidos.

Diferencias entre frigoríficos de libre instalación y Frigoríficos integrables 

Diferencias entre frigoríficos de libre instalación y frigoríficos integrables se refieren a aquellos artefactos que pueden ubicarse en cualquier parte de la cocina, es decir, que se colocan en ella de manera independiente.

Por lo general, se colocan debajo de una encimera y siempre quedan a la vista. También pueden ubicarse en armarios, aunque es algo poco común. La gran ventaja de ello es que existen modelos idóneos para diversos estilos de decoración, que van desde el clásico blanco hasta el elegante acero inoxidable.

Una de las mayores ventajas que tienen los frigoríficos de libre instalación es que suelen representar un elemento decorativo muy atractivo para la cocina, pues su diseño exterior es bastante estético.

Por otra parte, contrario a los aparatos de libre instalación, los frigoríficos integrales son aquellos cuyo atractivo lo encuentras en su interior, pues están diseñados para ser empotrados dentro de un mueble en el que suelen quedar ocultos.

Son los electrodomésticos ideales para las cocinas de diseño, en especial aquellas que están unidas a un salón porque suelen adaptarse bien al mobiliario y provocan una sensación y aspecto de pulcritud, limpieza y uniformidad bastante atractiva. 

Frigoríficos No Frost

Un frigorífico No Frost es aquel con  un sistema que impide la formación de escarcha, por lo que su mantenimiento es mucho más sencillo, en vista de que nos hace prescindir del engorroso descongelamiento común en los congeladores convencionales.

Dicho sistema funciona por medio de un motor, un ventilador y un evaporador, así como un tratamiento del aire que se encarga de evitar que la escarcha se forme y elimina el calor emanado de los alimentos.

Es decir, estos aparatos generan un frío mucho más seco, lo que representa una excelente ventaja porque garantizan una conservación de los alimentos mayor en comparación con los artefactos convencionales.

Frigoríficos convencionales

Estos son los frigoríficos que funcionan con un solo motor, tanto para el área del congelador como de la nevera; por consiguiente, la regulación de la temperatura también se hace desde un solo dispositivo.

Esto representa una desventaja importante, considerando que si deseamos congelar más alimentos los que están en la nevera se enfriarán mucho más y también podrían congelarse.

Debido a ello, los frigoríficos convencionales suelen hacer que aparezca escarcha, la cual debe retirarse antes de hacer el mantenimiento y limpieza respectiva del artefacto. 

Dicha escarcha suele hacer que el motor del electrodoméstico funcione un poco forzado, afectando la conservación adecuada de los alimentos almacenados en su interior.

Averías comunes de los frigoríficos

Averías comunes de los frigoríficos se pueden dar como consecuencia de su uso prolongado y deben analizar antes de comprar frigorífico nuevo. Entre las más comunes que existen podemos mencionar: 

Obstrucción por hielo

Se refiere a una de las averías más comunes que se presentan en los frigoríficos tanto industriales como del hogar. Suele deberse al exceso de creación de hielo en los aparatos convencionales o a un daño en el termostato o tarjeta electrónica en aquellos que vienen con sistema No Frost.

Termostato dañado 

Cuando comienza a dar problemas el termostato suelen presentarse dos situaciones: exceso de enfriamiento o ausencia de éste. En cualquier caso, la única manera de reparar esta avería es sustituir la pieza por una nueva. 

Escape de gas en el frigorífico

Es una avería poco común pero sí es relevante, tomando en cuenta que las fugas de gas pueden deberse a diversos factores como rotura en una tubería o avería en el sistema de condensación. En cualquier caso, esta avería suele resultar un poco costosa.

Averías en el motor

El motor del frigorífico suele sufrir cuando el compresor sufre alguna rotura, por lo que no logra conservar la frescura de los alimentos. Por lo general esto se debe a un problema en el pistón o por un corte de la bobina.

No enfría los alimentos

En caso de que el refrigerador no enfríe los alimentos almacenados en su interior, debes cerciorarte de que esté bien conectado y recibiendo la energía que necesita. La mejor manera de observar si le llega el fluido eléctrico es abriendo la puerta y observando si la luz interior enciende.

En caso de que sí esté recibiendo energía, lo más recomendable es ajustar el termostato y desbloquear los respiraderos del aparato, a fin de ayudarlo a que enfríe bien. En caso de que la avería continúe lo más adecuado es contactar a un técnico profesional que se encargue de repararla.

Cualquiera de estas averías puede presentarse en el momento en que menos lo esperas, por lo que te recomendamos ponerte en contacto con un experto en materia de refrigeración, quien puede asesorarte al respecto y hacer la reparación respectiva.

Consejos para un buen mantenimiento del frigorífico

Consejos para un buen mantenimiento del frigorifíco son importantes para evitar comprar frigorífico nuevo pronto, y lo más aconsejable es:

  • Extrae todas las bandejas dispuestas en las puertas y el interior del frigorífico para lavarlas y secar manualmente con agua y jabón.
  • En un paño liso coloca agua tibia y un jabón lavavajillas, aplica en todas las paredes del interior del frigorífico.
  • Deja abiertas las puertas del aparato, a fin de evitar cualquier posible resto de humedad.
  • Una vez que todas las piezas se han secado, las debes introducir en su lugar.

Para llevar a cabo la limpieza exterior es necesario:

  • Colocar en un paño suave un poco de agua tibia con jabón limpia todo.
  • Pasar el paño por todas las superficies exteriores de la nevera, como las frontales y las laterales.
  • Lava el paño y vuelve a pasarlo por las mismas superficies.
  • Toma un paño suave y seco, pásalo por el frente y a los lados de la nevera y listo.

En lo que respecta a la parte posterior del refrigerador, ésta debe limpiarse unas o dos veces al año con un paño húmedo, con el fin de garantizar un funcionamiento correcto.

¿Cómo instalar un frigorífico?

Instalar un frigorífico debe llevarse a cabo por etapas para garantizar su funcionamiento adecuado. Así que cuando acabas de comprar frigorífico, es importante seguir los siguientes pasos:

  • Quita el embalaje del aparato como los cartones, papeles, anime y plásticos, así como las cintas adhesivas con las que se sujetan las bandejas y los cajones. 
  • Limpia el frigorífico a escala interior y exterior, usando para ello un paño suave, con agua tibia y un jabón neutro. Incluso puedes agregarle unas gotas de amoniaco. Luego lo puedes secar con otro paño de algodón suave y que no deje restos de pelusa.
  • Ubica el frigorífico en el mejor lugar para ello, donde tenga suficiente ventilación. Evita colocarla cerca de fuentes de calor como la cocina, la secadora, así como del fregadero, el cual representa una fuente de humedad. Esto evitará que se deteriore rápidamente el aparato.
  • Una vez que colocas el electrodoméstico en su lugar, debes comprobar que se encuentre al menos a tres o cuatro centímetros de las paredes que lo rodean y que tenga suficiente estabilidad, ajustando sus patas si es necesario. 
  • Espera unas dos horas como mínimo, a fin de que el aceite que trae el compresor se asiente bien.
  • Procede a enchufar el frigorífico en el toma corriente. Cerciórate que el voltaje de la fuente de energía sea el adecuado para el buen funcionamiento del artefacto.
  • Ajusta la temperatura del frigorífico. La nevera puedes colocarla a unos cuatro o cinco grados, mientras que el congelador puedes dejarlo entre -16 y -24 grados centígrados. Según los expertos lo mejor es colocar la temperatura en -18 grados y aumentarlo a 21 o 24 grados cuando llega el verano.
  • Espera un lapso aproximado de dos horas para que el artefacto alcance la temperatura adecuada en la nevera y el congelador.
  • Luego debes introducir los alimentos en el interior del aparato. Comienza por la nevera y luego el congelador. Coloca todo de forma ordenada y evita sobrecargar las bandejas o causar alguna obstrucción en los orificios de salida del frío.

¿Qué gas utilizan los frigoríficos?

El gas que utilizan los frigoríficos son refrigerantes químicos que pasan por un proceso de condensación a alta presión y con puntos bajos de evaporación. Los primeros utilizados fueron eliminados porque eran derivados del petróleo crudo, por lo que no es nada sostenible.

Entre ellos se usaba el propano, el ciclopentano y el isobutano. Luego se emplearon clorofluorocarbonos o CFC, el cual fue sustituido por el gas de hidrofluorocarbono o HFC.

En la actualidad, muchos frigoríficos usan un refrigerante llamado tetrafluoroetano o R134A, Genetron 134ª, HFC-134ª y Suva 134aA. Otros usan amoníaco o R-717, que es bastante eficiente y en armonía con el ambiente.

¿Cuál es la temperatura adecuada para el frigorífico?

La temperatura adecuada para el frigorífico para conservar bien los alimentos dentro de la nevera oscila entre los 3 y los 6 grados centígrados aproximadamente. 

En el caso del congelador, éste puede colocarse a una temperatura entre los -16 y -24 grados centígrados. No obstante, lo mejor es dejarlo a -18 grados y aumentarlo hasta unos 23 grados cuando llega el verano. Un punto sumamente importante a saber antes de comprar frigorífico nuevo.

¿Dónde es mejor colocar el frigorífico?

Los mejores lugares en los que podemos colocar el frigorífico son:

  • Cerca de la despensa.
  • Alejado de fuentes de calor como el horno, la cocina o la secadora.
  • Cerca de la zona de aguas.
  • En una esquina de la cocina.
  • Sobre una superficie firme y estable.
  • Alejado de ventanas o puertas para evitar la obstrucción de la luz.

¿Cómo sacar el máximo partido al comprar Frigorífico?

Para aprovechar al máximo el potencial de un frigorífico es necesario tomar en cuenta lo siguiente:

  • No llenes los espacios al 100%. De esa forma evitas la obstrucción de los conductos por donde sale el frío.
  • No introduzcas alimentos calientes al frigorífico, pues hará que el motor trabaje forzado.
  • Evita abrir muchas veces la puerta del aparato. 
  • Asegúrate de que las puertas queden bien cerradas.
  • Realiza mantenimiento frecuente, según las recomendaciones del fabricante.

¿Cómo debes ordenar el frigorífico?

Para ordenar los alimentos dentro de tu frigorífico es recomendable:

  • Guardar los lácteos bien envueltos para que no se resequen. Los quesos deben separarse también entre los frescos y los añejos.
  • Coloca las frutas, hortalizas y verduras en los cajones inferiores porque son alimentos que deben estar a unos cero grados, pero no menos de eso. En caso de los frutos rojos ponlos en un envase con orificios que garanticen su ventilación.
  • Los alimentos de origen animal (carne, pollo y pescado) deben ubicarse en la zona donde la temperatura es baja, como en los cajones inferiores o en el congelador. Lo más recomendable es dejarlos en el envase en el que vienen.
  • En caso de que compres un corte en carnicería o pescadería, envuelve el alimento en papel film antes de introducirlo a la nevera.
  • Las bebidas puedes colocarlas en la parte superior de la nevera.

Al Comprar Frigorífico ¿Cuánto tiempo hay que esperar para conectarlo?

Si acabas de comprar frigorífico, el movimiento al que se somete a la hora de trasladarlo hasta el lugar donde se ubicará definitivamente puede hacer que el aceite del motor se mueva, por lo que los expertos recomiendan dejarla en reposo durante unas dos horas como mínimo antes de conectarla a su fuente de alimentación eléctrica.

¿Cómo se puede ahorrar energía con el frigorífico?

Para ahorrar energía a la hora de usar el frigorífico es necesario cumplir con estas recomendaciones:

  • Coloca el aparato en un lugar ventilado, fresco y seco.
  • No llenes demasiado el refrigerador para no obstruir los ductos de ventilación.
  • Al introducir o sacar alimentos no dejes mucho tiempo la puerta abierta.
  • Configura la temperatura adecuada para la nevera y el refrigerador.
  • Limpia dos veces al año la parte trasera del aparato para eliminar el polvo y la suciedad.