Comprar Lavadora

Comprar lavadora en Internet puede ser un proceso complejo. Nosotros te explicaremos como puedes hacer una elección correcta en tu próxima compra. Porque en nuestra tienda podrás encontrar los mejores modelos de lavadoras, de acuerdo a tus necesidades y capacidad económica.

¿Estás buscando una lavadora, pero no sabes por cuál modelo decidirte? Esta es una situación más común de lo que te imaginas; por lo que te mostraremos todo lo relacionado con este electrodoméstico que representa un aliado muy valioso para las amas de casa.

Existen muchos modelos y diseños de lavadoras para uso doméstico que van desde las más convencionales; hasta aquellas que cuentan con tecnología de punta, las cuales encuentras en nuestra web para que te decidas por aquella que cubra tus necesidades de lavado.

Para comprar una lavadora barata, eficiente y apta para tu hogar solo tienes que tomar en consideración algunos aspectos importantes que te exponemos en este artículo.

Guía para comprar lavadora

Guía para comprar lavadora es básicamente analizar diferentes aspectos del producto, como los siguientes:

La capacidad

Según las necesidades de lavado de prendas que tienes en tu hogar será la capacidad de la lavadora que puedes comprar, pues nunca es igual una vivienda en la que viven cuatro personas que un piso de soltero, por ejemplo. 

Según las recomendaciones de expertos, una lavadora con capacidad de 6 kilos es apta para un hogar en el que viven dos personas que la usan cuatro o menos veces por semana.

En los hogares donde viven tres o cuatro personas y la lavadora se usa unas cuatro o cinco veces a la semana, lo más recomendable es adquirir este electrodoméstico con capacidad para siete u ocho kilos de carga.

Cuando se trata de una vivienda con más de cuatro personas, cuyo uso de la lavadora se hace unas seis veces o más a la semana, lo más adecuado es comprar lavadora con capacidad superior a los nueve kilogramos.

El costo de este electrodoméstico depende, en gran medida, de la capacidad que posee. Lo mismo ocurre con el gasto energético, pues entre más grande es el aparato más electricidad consume.

He ahí la importancia de comprar lavadora adecuada a las necesidades de sus usuarios, pues eso representa un uso eficiente y consciente de los recursos y servicios básicos.

La velocidad del centrifugado

Este es un aspecto importante a tomar en cuenta porque de la velocidad del centrifugado que posee la lavadora depende la cantidad de humedad que queda presente en las prendas una vez que culmina el ciclo.

Las velocidades del centrifugado se miden en revoluciones por minuto o rpm, es decir, la cantidad de veces que gira el tambor durante 60 segundos. En el mercado actual se encuentran lavadoras con 600 rpm, 800 rpm y hasta 1400 rpm, que dejan porcentajes de humedad distintos en la ropa.

La clasificación energética

La lavadora representa uno de los electrodomésticos que consume más energía en los hogares de España, en especial aquellas que funcionan con agua caliente.

Por tanto, lo que recomiendan los expertos es seleccionar un artefacto que esté dentro de la clasificación energética A++ o A+++, donde esta última representa la de mayor eficiencia. Esto se traduce en que al comprar lavadora correcta, lograrás un ahorro de electricidad y dinero bastante considerable al año.

Los programas de lavado

No todas las lavadoras poseen los mismos programas de lavado, pues las más modernas nos ofrecen una extensa cantidad de éstos. En cualquier caso, lo ideal es elegir aquella que presente modos adecuados al tipo de ropa que sueles lavar y la intensidad de suciedad que presentan.

Cada uno de esos programas funcionan a temperaturas distintas y una velocidad de centrifugado diferente, por lo que se recomienda definir las necesidades de cada prenda y así comprar el electrodoméstico más apto para ellas.

El ruido que produce

Las lavadoras utilizan un motor para funcionar, por lo que suelen producir un ruido que suele ser más agudo mientras está en proceso de llenado y a la hora de centrifugar.

Para conocer la cantidad de ruido que causa el aparato puedes observar la etiqueta energética que posee, donde se indica este dato en decibelios. Lo más adecuado es comprar una lavadora cuyo nivel de ruido no supere los 80 decibelios.

Panel de mandos

El tipo de mando que posee la lavadora es un aspecto importante, tomando en cuenta que algunos usuarios prefieren los botones manuales tradicionales, que son bastante fáciles de usar, mientras que otros se inclinan más por los controles electrónicos, táctiles y con pantalla LCD.

Ambos sistemas sirven para controlar el electrodoméstico a gusto del usuario. Sin embargo, los mecanismos electrónicos suelen resultar un poco más costosos que los botones tradicionales.

Seguridad

Al momento de comprar lavadora, la seguridad es algo sumamente importante y fundamental. Por ejemplo, algunas tienen un mecanismo de bloqueo de la puerta mientras se encuentran en funcionamiento, el cual resulta ideal cuando hay niños en casa.

Además, los electrodomésticos más modernos poseen sensores que son capaces de identificar si existe fuga de agua o averías, bloqueando de forma automática el artefacto para evitar que sufra un daño mayor.

Lavadora y secadora

La elección de una lavadora-secadora depende del tipo de clima en el que vive el usuario, pues aquellas viviendas que están en zonas secas no necesitarán recurrir a la secadora, mientras que para las más frías sí resulta indispensable.

No obstante, la decisión depende directamente de las preferencias que tenga el usuario al respecto, así como el consumo de energía que realizan ambos aparatos.

Tipos de lavadoras

Tipos de lavadoras que encuentras en el mercado destacan:

De carga superior

Son las lavadoras cuya tapa se encuentra en la parte superior. No son muy buscadas en España, pero representan una buena alternativa porque son más económicas y compactas; lo que las hace ideales para instalar en pisos pequeños.

Otra ventaja que tienen estos electrodomésticos es que no tienes necesidad de agacharte para introducir o extraer las prendas; además, tienes la oportunidad de poder colocar más ropa mientras está en su ciclo de lavado.

Entre las desventajas que tienen estas lavadoras destaca el hecho de que consumen más energía y que no pueden instalarse en cocinas de diseño, pues es imposible colocarla bajo una encimera o muebles que puedan obstruir la apertura de la tapa.

Lavadoras de carga frontal 

Representan las lavadoras favoritas de la mayoría de los españoles. Son aquellas que tienen la puerta en la parte delantera, por lo que suelen usar menos agua al tener el tambor vertical.

Estos electrodomésticos tienen varios programas de lavado bastante avanzados, poseen mayor capacidad y hacen un mejor proceso de centrifugado. Además, son bastante eficientes en cuanto al consumo energético y ofrecen la posibilidad de ubicar la secadora sobre ellas.

La única desventaja que tienen estos artefactos es que resultan más costosos que los de carga superior.

Lavadoras integrables

Son las lavadoras que están diseñadas especialmente para ser empotradas en algún mueble, por lo que necesitas conocer bien sus medidas, a fin de que calce perfectamente en el sitio adecuado para ella. Por lo general vienen de seis o siete kilogramos de capacidad de carga.

¿Cómo instalar una lavadora?

Instalar una lavadora, es necesario contar con las herramientas necesarias para ello, tales como alicates de pico y una llave inglesa. Además, es importante seleccionar el lugar en el que se ubicará para garantizar su funcionamiento adecuado.

En ese caso, se recomienda elegir un lugar del hogar con suelo nivelado y resistente, en el que la temperatura estacional nunca llegue bajo los 0 grados.

En caso de que se trate de comprar lavadora nueva, para instalarla es necesario retirar las cintas adhesivas, los pernos y los sellos con los que viene, así como los plásticos, cartones o animes que la envuelven.

Ubica la lavadora en el lugar dispuesto para ello, ajustando sus patas para que quede nivelada y en una posición estable. Para esto puedes utilizar un nivel si así lo deseas.

Luego es necesario conectar las tuberías destinadas para la carga y descarga del agua. Conecta las juntas de la lavadora y los tubos, según lo que indica el manual de ésta. Coloca la tubería para el agua caliente y fría en las conexiones que corresponde. 

Posteriormente, conecta la manguera de desagüe a la lavadora y coloca el extremo en el lugar destinado para ello. Asegúrate que no quede muy estirada la tubería, pues debe estar un poco floja para evitar que se salga.

Finalmente, conecta la lavadora a la fuente de energía eléctrica y realiza un primer lavado de prueba. Para ello, es recomendable activar el programa ecológico si el aparato lo tiene, sin agregar prendas o detergentes. Verifica que todo está en orden y comienza a usar tu lavadora.

Averías comunes de las lavadoras

Averías comunes de las lavadoras pueden variar entre las siguientes:

El tambor no gira

Esta avería se debe a una situación particular en el motor, el programador o la correa. En caso de que inicie bien no es el programador; por otra parte, si el motor funciona, pero no hace girar el tambor, el problema puede estar en la correa.

De ser así, lo que debes hacer es sustituir la correa de la lavadora. Llama a un técnico para que te ayude y asesore al respecto, tomando en cuenta que no todos los aparatos usan el mismo tiempo de correa. Por lo regular, es una de las razones más comunes para comprar lavadora nueva.

No llega agua a la lavadora

Esta avería suele deberse a un problema en la electroválvula, que es una pieza de la lavadora que funciona como una especie de grifo, por lo que permite o no el paso del agua según lo que le indica el programador. Lo mejor es sustituir la pieza por otra nueva.

También puede suceder que el presostato, que regula el paso del agua, esté tapado por exceso de detergente. En ese caso basta con destapar los conductos y la lavadora vuelve a funcionar con normalidad.

No hace el desagüe

En caso de que la lavadora haga su ciclo, pero no logre soltar el agua del tambor, puede ser que el filtro del motor esté obstruido o que la bomba de agua se averió. Si es el filtro basta con limpiarlo, mientras que, si el problema es de la bomba, ésta debe ser sustituida.

Los programas no funcionan

En caso de que ningún programa de la lavadora funcione o lo haga de manera incorrecta, significa que existe una avería en el programador; el mismo, se refiere a un mecanismo electromecánico con el que funciona este aparato. Como se trata de algo delicado, lo más adecuado es llamar a un experto.

El aparato produce descargas eléctricas

Esto en sí no es una avería, pues significa que la lavadora no tiene una toma a tierra en el lugar donde se enchufa. Esto se arregla llamando a un electricista que lleve a cabo esa tarea.

Consejos para un buen mantenimiento de la lavadora

Consejos para un buen mantenimiento de la lavadora, y es que requieren un mantenimiento frecuente para garantizar su adecuado funcionamiento. Para ello, los expertos aconsejan lo siguiente:

  • En caso de que tengas una lavadora de alta eficiencia, el detergente que debes usar es específico para ella, el cual es necesario usar en cantidades mínimas, según lo que indica el manual del aparato.
  • Si es posible prescinde del uso de suavizante. En caso de que no puedas hacerlo usa solo una cucharadita de éste para cada carga y nunca lo mezcles con el detergente.
  • Una vez que ha culminado el ciclo de lavado extrae la ropa rápidamente para evitar que se forme moho, humedad o malos olores dentro del tambor.
  • Cuando no usas la lavadora, deja la puerta un poco abierta para que circule algo de aire y así se evitará el moho.
  • Para limpiar el tambor usa un preparado a partes iguales de agua y vinagre. Además, es necesario retirar tejidos, cabellos y restos de papel.  En las zonas de difícil acceso, utiliza bastoncitos.
  • Una vez al mes puedes colocar en el tambor una taza de bicarbonato de sodio y el en dispensador de detergente un poco de vinagre, poner la temperatura más alta y el programa más largo de lavado. Si tu aparato tiene programa de autolimpieza utilízalo.
  • Limpia frecuentemente el filtro de la bomba y el drenaje.
  • Utiliza una velocidad de centrifugado adecuada a la carga de ropa que está dentro de la lavadora.

¿Qué es la lavadora y cómo funciona?

La lavadora es un electrodoméstico que se utiliza para lavar de forma automática prendas de vestir y lencería del hogar, por medio de ciclos ideales para cada tipo de ropa.

El proceso de funcionamiento de este aparato es bastante sencillo: inicia su ciclo llenando de agua el tambor hasta una cantidad específica, indicada por un sensor, según la cantidad de ropa.

Una vez que el tambor ha llenado comienza el lavado con el arranque del motor, que se encarga de hacer girar el tambor para que se mezclen el agua, la ropa y el detergente.

Luego viene el proceso de desagüe y enjuague de la ropa, que es parecido al de lavado.

Finalmente, iniciará el proceso de centrifugado, que hace que el tambor gire rápidamente para eliminar el exceso de humedad de la ropa.

¿Qué es el prelavado en la lavadora?

El prelavado en la lavadora se refiere a un lavado rápido y previo que hace la lavadora a las prendas que están muy sucias para eliminar un poco de mugre antes de iniciar el ciclo. Para ello emplea una cantidad mayor de agua.

¿Cuáles son las partes que forman la lavadora?

Las partes que conforman una lavadora son:

La carcasa

Es la parte externa del aparato, es decir, las piezas que la cubren para proteger los elementos internos como el tambor, el motor y el eje. Cuenta con una puerta de acceso de la ropa, que en algunos modelos está en la parte superior y en otros en la parte frontal.

Motor 

Es la máquina que recibe la energía eléctrica y hace funcionar el sistema de la lavadora. Por lo general se ubica en la parte de atrás o el centro del aparato.

Entrada de agua

Son las tuberías por donde ingresa el agua fría o caliente con la que funciona la lavadora. 

Microprocesador

Es el elemento a través del cual se controla el funcionamiento de la lavadora. Se ubica en la parte superior de la carcasa y desde allí se indican las instrucciones del programa de lavado que deseamos activar.

Filtro

Es un componente instalado en el tubo de desagüe y cumple el papel de retener objetos o partículas que pueden causar taponamiento de los conductos. Se extraen manualmente para hacer su limpieza contante.

Resistencia

Es un elemento que se ubica entre la cubeta y el tambor de la lavadora y se encarga de calentar el agua a una temperatura adecuada al ciclo que se ha seleccionado.

Transmisión

Es el componente que transmite los movimientos del tambor hasta la lavadora para hacer que gire adecuadamente.

Amortiguadores

Se refiere a los muelles que se colocan en el cárter del tambor y se encargan de sostenerlo, evitando los movimientos bruscos y manteniendo el balance adecuado del aparato.

Tambor

Es la zona de la lavadora en la que se coloca la ropa. Es un cilindro metálico perforado con algunos pequeños agujeros en donde el agua fluye para evitar que la ropa se salga. Tiene una base con triángulos que es la que se encarga de hacer girar la ropa.

Correa

Es la pieza que hace la conexión entre el motor y el tambor, encargada de hacer girar este último durante el proceso de lavado y centrifugado.

Depósito de detergente

Es la parte de la lavadora dispuesta para colocar el detergente con el que se lava la ropa.

¿En qué consiste el centrifugado de una lavadora?

La acción de eliminar el excedente de humedad en la ropa o prendas de vestir, se le denomina centrifugado; es decir, es una función de la lavadora que consiste en hacer girar el tambor a determinadas revoluciones por minuto, haciendo que la ropa quede casi seca.

¿Qué pasa cuando la lavadora no centrifuga?

Cuando una lavadora no cumple su proceso de centrifugado las prendas que se lavan suelen quedar muy mojadas, pues no se ha eliminado la humedad que absorben dentro del aparato.

Esto puede deberse a varios factores como problemas en el tubo del desagüe, al no eliminar el agua completamente; asimismo, en la bomba de agua, al no  dejar salir bien el líquido de la lavadora o bien en el motor, en caso de no contar con la potencia necesaria para hacer la centrifugación.

También puede deberse al hecho de haber ingresado a la lavadora un número de prendas que supera la capacidad de ella, lo que dificulta que el centrifugado se haga correctamente y las prendas salgan muy mojadas.

Esa situación es algo que es mejor evitar, pues suele provocar un daño considerable a la lavadora. Siempre coloca las cargas acordes a la capacidad del aparato y fíjate si funciona de forma correcta.

En todo caso, cuando el aparato no realice la centrifugación lo más adecuado es llamar a un técnico que se encargue de revisar la lavadora y hacer la reparación que requiera, según sea el caso.

¿Cuánto tiempo dura un ciclo de lavado?

El ciclo de lavado que realiza una lavadora es un dato que no es fijo, pues depende de diferentes factores como el tipo de ropa que se está lavando, la cantidad de prendas que se introducen, la temperatura del agua y el programa de lavado que se selecciona.

Por ejemplo, cuando se lavan cargas pequeñas de prendas ligeras y no tan sucias, el programa a utilizar es el rápido, cuya duración puede oscilar entre los 14 y los 30 minutos, dependiendo del modelo y potencia que tiene la lavadora.

Cuando se trata de una cantidad considerable de prendas de vestir que representan una carga grande, el ciclo de lavado puede durar entre una hora y media y dos horas, según la capacidad de la lavadora.

Por supuesto, en los casos en que se lava lencería pesada como cortinas, edredones, entre otras prendas, es cuando se aplican los ciclos que más duración poseen. 

Todas las lavadoras funcionan de forma diferente, por lo que debes identificar en el manual qué tanto demoran sus ciclos, de esta forma, podrás organizar mejor tu tiempo.