Comprar secadora

Comprar secadora, un electrodoméstico imprescindible para las personas que residen en zonas muy frías. Un factor que tomamos en cuenta y por el cual ofrecemos solo las mejores secadoras del mercado. Nuestros expertos en electrodomésticos han elegido cuidadosamente cada producto de éste catálogo; y lo hacemos pensando en su comodidad, y también en su bolsillo.

¿Necesitas comprar una secadora y no sabes cómo elegir la mejor para ti? Te enseñaremos algunos consejos importantes para que selecciones la mejor secadora para ti y tu familia. Las secadoras representan un aparato ideal para secar las prendas de ropa y la lencería del hogar durante los días más fríos del año; en los que es casi imposible eliminar la humedad de la ropa, una vez que la hemos lavado.

Y es que hoy en día se encuentra una gran variedad de modelos y marcas de estos electrodomésticos como los que puedes observar en nuestra web. Lo que representa una excelente ventaja porque siempre habrá una opción adecuada para cada tipo de persona y familia.

¿Qué debo saber antes de comprar secadora?

Lo que debo saber antes de comprar secadora es que ésta debe ir acorde a sus necesidades. Para ello, es importante analizar diferentes factores, entre los que destacan:

El tipo de secado 

Es importante conocer el tipo de secado que realiza el aparato, si es por evacuación o por condensación, pues cada uno funciona de una forma diferente, por lo que varía en cuanto a fuente de calor, eficiencia energética, entre otros factores.

Capacidad

Según los expertos lo mejor es elegir una secadora que tenga una capacidad de carga superior a la de la lavadora, tomando en consideración que el peso de las prendas que ingresa a la secadora es mayor que cuando se coloca dentro de la lavadora.

Aunado a ello, la ropa exige un espacio lo suficientemente amplio para poder moverse con total libertad dentro de la secadora. De esa forma los programas tienen una duración menor y resultan más eficientes en lo que a consumo de energía eléctrica se refiere.

Sensor de humedad

Tal como vemos en las lavadoras, una secadora posee diferentes programas para el secado. Según las condiciones y características de las prendas como la textura, el peso, entre otros.

Precisamente para que todos los programas funcionen de la forma adecuada, es necesario que la secadora tenga incorporado un sensor de humedad. El cual ayuda al aparato a adaptarse en lo que a duración de cada programa se refiere; según el grado de humedad que poseen las prendas y el volumen de carga que representan.

Sistema antiarrugas

Las secadoras que vienen con un sistema antiarrugas son aquellas que hacen girar el tambor en diversas direcciones; moviendo la ropa con frecuencia para reducir la cantidad de arrugas que pueden producirse en ella.

En caso de que no dispongas de mucho tiempo para planchar las prendas que lavas, debes pensar seriamente en comprar secadora con está cualidad. Pues al final representa un ahorro de energía eléctrica y tiempo.

Eficiencia energética

Como ocurre con los demás electrodomésticos de línea blanca, la eficiencia energética que tiene una secadora es otro factor importante a la hora de elegir la que más se adapta a nuestras necesidades.

La clasificación energética de estos electrodomésticos se basa en un listado del A+++ a la letra D, siendo la primera la de consumo más eficiente y la última la de menor eficiencia.

Esta información la lleva el aparato en un adhesivo o etiqueta. Siempre lo más recomendable es comprar secadora que este en la categoría de las A; pues son las que menos energía eléctrica consumen.

¿Cómo instalar una secadora?

Instalar una secadora, requiere de identificar si se trata de un equipo que funciona por condensación o evacuación. En cada caso, los pasos para su respectiva instalación son:

Instalación de una secadora de evacuación 

  • Identifica el lugar en el que instalarás el aparato. Lo más adecuado es que sea cerca de la lavadora y dentro de la casa, a fin de evitar el traslado frecuente de un lugar a otro con la ropa recién lavada. Además, se reducen los riesgos de que el artefacto sufra por humedad o lluvia exterior.
  • Como el sistema a través del que funcionan estas secadoras es la expulsión hacia el exterior de la humedad, es recomendable ubicarla cerca de una ventana.
  • Asegúrate que la temperatura del lugar en el que se ubicará la secadora cuente con una temperatura ambiente que oscile entre los 5º y 35º; además, debe tener buena ventilación. Incluso puedes colocarla sobre la lavadora porque su peso es menor al de ella.
  • Retira el envoltorio en el que viene la secadora, ya sea plástico, anime o cartón. 
  • Conecta el sistema de evacuación de la humedad, el cual debe dar hacia el exterior de la casa.
  • Conecta los cables de alimentación eléctrica a una fuente que cuente con el voltaje necesario para el buen funcionamiento de la secadora.

Instalación de una secadora de condensación

  • Ubica el sitio en el que colocarás el artefacto. Al igual que el modelo anterior, debe estar cerca de la lavadora para tu máxima comodidad.
  • Procura que la temperatura del lugar en la que colocarás el aparato sea superior a los cinco grados centígrados e inferior a los 35 grados.
  • Retira todos los precintos de seguridad y envoltorios de la secadora como plásticos, cartones y animes.
  • Conecta el aparato a su fuente de alimentación de energía eléctrica, que debe proporcionar un voltaje adecuado al que necesita la secadora para su adecuado funcionamiento.

Averías comunes en las secadoras

Averías comunes en las secadoras, son como en los demás electrodomésticos como la lavadora. La secadora puede presentar algún mal funcionamiento en un momento determinado, luego de su uso constante. Entre las averías más comunes que presentan estos aparatos encontramos:

El aparato no inicia

En caso de que la secadora no funcione, es necesario identificar si está recibiendo la energía eléctrica adecuada. De existir una variación de voltaje el aparato automáticamente se bloqueará como mecanismo de seguridad y protección.

Si la secadora enciende, pero no arranca puede ser que tiene una sobrecarga en la cantidad de ropa que le introduces; en ese caso, lo más adecuado es extraer algunas prendas para alivianar la carga.

Identifica si le has colocado el programa adecuado a las características de la ropa que deseas secar, pues de lo contrario el aparato no iniciará adecuadamente. También debes cerciorarte de que la puerta esté bien cerrada.

Todas las secadoras poseen un filtro que se encarga de atrapar la pelusa presente en la ropa. Revisa este elemento, pues si está colapsado puede haber una obstrucción que afecte el funcionamiento de la secadora. Y puede ser que necesites comprar secadora nueva.

No seca bien la ropa

Si detectas que al sacar la ropa de la secadora ésta tiene humedad, es necesario identificar si el sistema de ventilación está tapado. En caso de que sea así es necesario quitar lo que le está obstruyendo o bloqueando.

También es importante observar si en el interior de la secadora hay algún nido de animales roedores que son atraídos por el calor que emana la secadora y pueden provocar alguna avería en ella. En caso de que así sea es necesario fumigar para eliminar la plaga antes de efectuar las reparaciones o comprar secadora nueva.

No calienta

Cuando la secadora no calienta lo suficiente como para secar completamente la ropa puede ser que haya un problema en el termostato o en el relé que ha sufrido alguna avería por variación del voltaje. En cualquier caso, lo mejor es sustituir la pieza averiada antes de pensar en comprar secadora.

El tambor no gira

En caso de que el tambor de la secadora no haga los giros de forma adecuada, puede ser que las correas, los casquillos, el condensador o los tensores tengan alguna avería. La ventaja es que la solución a ello consiste en reemplazar el elemento dañado.

Produce mucho ruido

Si una secadora produce mucho ruido cuando está funcionando significa que alguna pieza puede estar suelta en el interior como el tambor, aunque también puede ser que exista un objeto dentro de éste, como un botón, una moneda, entre otros.

También es posible que los cojinetes del motor estén presentando alguna avería, la cual requiere la intervención de algún experto en la materia.

Sea cual sea el tipo de avería que tenga la secadora, lo más adecuado es contactar a un técnico que te proporcione la asesoría y reparación que requiera el aparato.

Tarda más de lo habitual 

Si la secadora demora un tiempo mayor al habitual a la hora de secar una carga de ropa puede deberse a que el filtro se encuentra muy cargado. En ese caso lo que debes hacer es extraerlo y limpiarlo de acuerdo a las indicaciones de la empresa fabricante. 

También es importante observar si el ciclo de ajuste en la temperatura es el adecuado, pues entre más calor emane más rápido se hará el proceso de secado. Si elegiste un programa con temperatura media o baja el aparato tardará mucho más en cumplir su función.

Tipos de secadoras

Tipos de secadoras son variantes que se deben analizar antes de comprar secadora. Y entre la gran diversidad de modelos y marcas de secadoras que hay en el mercado hoy en día, podemos identificarlas por tres categorías:

Secadoras de condensación

Las secadoras de condensación se refieren a aquellas que se encargan de extraer el aire existente en el exterior, para convertirlo en aire caliente, el cual se expande por el interior del tambor para hacer el secado de la ropa. 

Inicialmente, estos electrodomésticos consumían mucha energía, por lo que sus fabricantes han hecho algunas modificaciones para convertirlas en aparatos más eficientes.

El ciclo que realiza esta secadora consiste en absorber el aire frío del espacio exterior desde la parte posterior del artefacto, donde se encuentra una resistencia eléctrica que tiene por función convertir el aire frío en caliente.

Una vez que calienta el aire lo esparce por el interior del tambor, el cual gira constantemente para hacer que la humedad presente en las prendas se disipe paulatinamente. 

Secadoras de evacuación

Estas son las secadoras cuyo funcionamiento consiste básicamente en atraer el aire del ambiente, el cual ingresa a través de un tubo ubicado en la parte baja del aparato y lo distribuye a su interior, en el que es calentado por medio de una serie de resistencias eléctricas ubicadas alrededor del tambor.

Mientras la máquina gira, el tambor se va calentando y así extrae la humedad presente en las piezas, la cual comienza a evaporarse, enfriándose y transformándose en líquido, que finalmente se expulsa por medio de una tubería que da hacia el exterior.

Secadoras por bomba de calor

Estas son las secadoras que cuentan con una tecnología bastante avanzada que le permite secar la ropa de forma rápida y efectiva sin utilizar mucha energía eléctrica para ello. Incluso consume menos electricidad que las secadoras de condensación y evacuación.

En esta secadora el aire ingresa desde un costado en el que se ubica el ventilador, que gira a una velocidad determinada para distribuir el aire hacia el interior del artefacto, en el que llega a un componente conocido como calentador.

Una vez que se ha calentado el aire, el tambor en movimiento comienza a absorber la humedad de las prendas, secándolas de forma efectiva. Luego el aire usado para secar la ropa va a un condensador en el que comienza a enfriarse y se convierte en líquido frío.

Dicho líquido cae en una bandeja de la secadora, ubicada en su parte posterior, realizando nuevamente el ciclo inicial. Es decir, este aparato recicla el agua que queda como residuo del proceso de secado, resultando una opción ecológica bastante interesante.

Partes o componentes que forman una secadora

Partes o componentes que forman una secadora pueden ser variados, pero destacan los siguientes:

La carcasa

La carcasa de una secadora es metálica. Se refiere a la parte externa del electrodoméstico que tiene por función principal proteger y resguardar los componentes internos de éste. Hoy en día se encuentran de diferentes colores y diseños.

El tambor

Esta es la pieza en la que se introduce la ropa dentro de la secadora. Suele girar constantemente y también está fabricado en un metal bastante resistente a altas temperaturas.

Panel de control

Este es el mecanismo a través del que se controla y programa una secadora. Suele estar ubicado en la parte superior frontal del artefacto. En las convencionales se observan botones manuales que resultan muy sencillos de utilizar, mientras que en las de alta gama hay pantallas LED y botones táctiles.

El panel de control está compuesto por una tarjeta electrónica, la cual se encarga de proporcionar a la secadora las instrucciones que le indiques para que funcione adecuadamente.

El motor

Es el componente que hace que funcione la secadora. Se encarga principalmente de mover las correas que hacen girar el tambor y hacer que funcione el mecanismo de absorción y distribución del aire caliente.

Resistencias eléctricas

Se refiere al elemento que se encarga de calentar el aire que entra frío a la secadora. Suele estar ubicado en un lateral del tambor, aunque es algo que suele variar, según el modelo y la marca del electrodoméstico.

Filtro

Es el componente que tiene por función captar toda la pelusa presente en las prendas que se introducen en la secadora. Evitan que la ropa salga con pelos o pelusas y es necesario limpiarlo con frecuencia, a fin de evitar una posible obstrucción que afecte el funcionamiento del aparato.

Cables de alimentación

Este es el cable a través del cual se hace la conexión de la secadora a la red eléctrica. Por lo general, estos electrodomésticos funcionan con un voltaje 220 y requieren un toma corriente específico, en el que se garantice una conexión adecuada a tierra.

Termostato

Es el elemento que se encarga de regular el nivel de temperatura al que llega el aire dentro de la secadora, dependiendo del tipo de programa que se ha seleccionado.

Esto son solo algunos de los componentes básicos que posee una secadora. Sus tamaños y ubicación dependen directamente de la marca y el modelo del artefacto. 

¿Cómo funciona la secadora de ropa?

Una secadora de ropa funciona de forma muy particular, es la aliada primordial de las personas que viven en tierras muy frías o durante los días de invierno, lluvia o en aquellos muy húmedos. Su funcionamiento depende, en gran medida, de la marca y el modelo del electrodoméstico de línea blanca.

Sin embargo, casi todas se basan en un principio bastante sencillo: captan de manera forzada el aire frío que se encuentra en el ambiente y lo convierten en aire caliente, el cual se encarga de secar las prendas de ropa que introducimos en su interior.

En el mundo de las secadoras existen dos modelos que son los más comunes: los de condensación y los de evacuación.

Por ejemplo, las secadoras de evacuación se encargan de eliminar hacia el exterior la humedad acumulada, que sale por medio de una tubería en forma líquida (agua). Por su parte, la secadora de condensación capta el vapor generado y lo lleva a un depósito específico ubicado en su interior. 

Sin embargo, hoy en día encontramos en el mercado algunas secadoras modernas, las cuales funcionan por medio de bombas de calor, que se encargan de calentar el aire por medio de un condensador y realizan el proceso de enfriamiento a través de un evaporador.

Cualquiera que sea el modelo o marca de la secadora que poseas, lo que debes hacer al comprar secadora es ingresar prendas, tanto pequeñas como grandes, en el tambor de ésta para que haga la distribución adecuada en su interior a la hora de girar para secarlas.

Luego es necesario elegir el programa de secado según el tipo de tejido que poseen las prendas y encender el artefacto. En ese caso, te recomendamos hacer una selección previa de la ropa según el tejido.

¿Qué tipo de ropa se puede meter en la secadora?

El tipo de ropa se puede meter en la secadora depende de como funciona por medio de la disipación de aire a una temperatura elevada. En todo caso siempre es importante saber qué puedes secar en estos aparatos y qué no.

Prendas que puedes secar en la secadora

Todas las prendas de algodón y sintéticas como la deportiva, los vaqueros, las camisas, los polos y los plumíferos. En el caso de la lencería del hogar puedes secar mantas, toallas y sábanas.

También puedes secar ropa de lana, siempre que elijas el programa adecuado para ello. Coloca las prendas en una bolsita con rejillas, la cual previene que exista una fricción o roce constante entre la ropa y las paredes del tambor para garantizar el buen estado de ésta. Evita mezclar este tipo de prendas con otras texturas. 

En caso de que desees secar zapatillas deportivas, éstas debes ingresarlas en una bolsa de rejilla o un cesto, a fin de que no exista contacto entre la goma y el tambor para evitar su derretimiento.

Prendas que no puedes secar en la secadora

Las prendas que no puedes colocar dentro de la secadora son los bolsos de goma, los baberos, la ropa que tiene detalles en plástico u otro material que pueda derretirse al someterse a una temperatura alta.

También es importante evitar secar en secadora las prendas fabricadas en lino o algodón puro, tomando en consideración que el calor excesivo puede provocar el encogimiento de la ropa.

Tampoco es recomendable colocar en la secadora algunas prendas que tengan relleno de espuma porque pueden sufrir alguna deformidad como consecuencia del sometimiento al calor.

Una secadora es un artefacto indispensable para todos los ciudadanos durante los meses de invierno, pues ayudan a eliminar al 100% la humedad de las prendas que se han lavado previamente. También es elemental para quienes residen en zonas donde la lluvia y la humedad es constante.

Este electrodoméstico funciona a través de un mecanismo sencillo, del que depende directamente el consumo de energía eléctrica que realiza. Siempre es recomendable inclinarse por aquellos más eficientes porque representan un ahorro de dinero y electricidad considerable.

Si estás buscando comprar secadora ideal para ti recuerda elegir aquella que más se adapta a tus necesidades y la de tu familia. Además, es importante tener en cuenta que entre más potencia y capacidad poseen mayor es el consumo energético que registran.