Comprar Termo Eléctrico

Comprar un termo eléctrico es una gran decisión. Con nuestra ayuda podrás adquirir el mejor modelo y al mejor precio. Contamos con las marcas más reconocidas.

En esta época de tanta tecnología y conectividad, pudiera parecer tonto el dar recomendaciones a cerca de cómo, dónde o por qué comprar un termo eléctrico… después de todo bastaría con tan solo un par de clics para enterarse de cuáles son las mejores marcas y modelos del momento. Sin embargo, el mercado ofrece tal variedad que a veces resulta difícil encontrar la información técnica específica para cada producto y ni qué decir sobre alguna plataforma que permita comparar estas características para realizar una compra correcta, por eso hemos incluido en nuestra página web todos los tipos de termo eléctrico, pues contamos con las mejores marcas y modelos para que puedas comprar el que te ofrece la mejor relación calidad/precio.

No importa si lo que buscas es un modelo de la más alta gama u otro un tanto menos sofisticado, visita nuestra página web de venta de termos eléctricos y no solo podrás usar filtros que te ayudarán a conseguir el modelo que más te gusta y compararlo con otros del mismo tipo, sino que además podrás ponerte en contacto con nuestro personal técnico especializado para formular cualquier pregunta o aclarar cualquier duda. Ahora que si el problema es el precio y no quieres conformarte con menos, también te ofrecemos las mejores ofertas del mercado en modelos para todos los gustos y bolsillos, de modo que el termo eléctrico de tus sueños este también al alcance de tu presupuesto y es que hasta nos adaptamos a los gustos de tu diseñador de interiores con termos verticales y horizontales de todos los tamaños y colores disponibles en el mercado.

¿Qué termo eléctrico comprar?

Ya en el párrafo anterior pudimos apreciar que cada tipo y modelo está diseñado para dar respuesta a situaciones distintas, de modo que cada cual tiene ventajas y desventajas que deben ser consideradas por el usuario final antes de desembolsar una pasta en la compra e instalación de alguno de estos aparatos. Así por ejemplo, sabemos que el calentador de paso es comparativamente pequeño pero brinda mejores resultados en climas templados o con pocos puntos de consumo, en tanto que los calentadores de acumulación superan los desafíos del anterior paro son voluminosos, consumen bastante energía y nos hacen esperar cuando se agota su combustible.

No obstante, muchos años de experiencia han demostrado algo que ha vuelto a la palestra al amparo de la actual preocupación por el medio ambiente, y es que a la larga el calentador que ofrece la mejor relación coste/beneficio es el de acumulación en virtud de que los modelos más sofisticados de la actualidad cuentan con 2 resistencias eléctricas sumergibles (una arriba y otra abajo) en lugar de una sola para así reducir el tiempo de espera o de respuesta y además su aislante termina siendo un elemento pasivo que no consume energía y por el que se paga una sola vez, pero que al mismo tiempo acaba ayudándonos a ahorrar energía. En tal sentido, he aquí algunas recomendaciones a tener en cuenta a la hora de comprar un termo eléctrico barato:

Capacidad:

Por regla general, una ducha puede llegar a consumir cerca de 8 litros por minuto al igual que el fregadero, mientras que un lavabo consume unos 5 litros y la lavadora demanda agua de acuerdo a la capacidad de su tanque, de modo que se puede estimar el consumo del grupo de usuarios y comprar un termo cuya capacidad sea ligeramente superior.

Lugar de instalación:

Como ya señalábamos antes, una de las principales preocupaciones con los termos de acumulación es el espacio que ocupan y el lugar para instalarlos pero afortunadamente hoy en día hay tanto termos verticales como horizontales y además la tecnología de materiales ha dado paso a termos un poco más delgados pero igual de eficientes. Así que solo bastará con que haya una toma eléctrica, espacio suficiente para el mantenimiento y paredes o barreras perimetrales que restrinjan la propagación del vapor en caso de que se accione la válvula de seguridad.

Características:

Todos conocemos los modelos tradicionales de temperatura fija y controles manuales pero si estás pensando en comprar un termo eléctrico económico, no rechaces la oportunidad de tener alguno de los nuevos modelos de temperatura regulable mediante controles electrónicos y no dejes de informarte a cerca de las nuevas tecnologías en aislamiento para que hagas valer cada centavo.

Caudal:

Ya habíamos mencionado algunos datos para calcular el consumo de agua caliente en función a la capacidad del tanque o calderilla. Sin embargo es bueno que tengas en consideración el número de personas que requerirán de agua caliente y con qué frecuencia lo harán y es que según la OMS cada persona necesita al menos 20 litros de agua al día y al menos 6 de ellos corresponden al agua caliente sanitaria.

comprar termo electrico

¿Qué es un termo eléctrico?

Un termo eléctrico (también conocido como calentador de tanque, calentador de lava, calefón, terma o boiler, y más técnicamente como sistema de agua caliente) es un aparato electrodoméstico que almacena el agua corriente dentro de un contenedor y la calienta mediante dispositivos termodinámicos para proporcionar agua caliente sanitaria (duchas, lavabos, fregaderos, lavavajillas, lavadoras, etc.) y calefacción doméstica (radiadores, pisos térmicos, etc.), aunque con muy escasas aplicaciones industriales relacionadas con el aprovechamiento del vapor de agua. Los tipos más comunes son:

  • El calentador de paso: (también conocido como calentador instantáneo, de paso instantáneo o de flujo y más técnicamente como calentador de agua circulante) es un artefacto que puede instalarse casi en cualquier parte en virtud de sus pequeñas dimensiones que oscilan entre 50 y 80 cm de alto por unos 15 o 20 de profundidad, ya que no cuenta con un depósito para almacenar el agua pues la calienta a medida que esta pasa por la tubería interna (de allí su nombre), por ello permanece apagado hasta que un sensor de flujo lo enciende al detectar circulación o demanda por la tubería de agua caliente. Su potencia puede variar entre los 8 kW y los 22 o 25 kW, por lo que tarda de 2 a 3 minutos en calentar el agua y a partir de allí puede abastecerla de manera prácticamente ilimitada sin importar que se trate de algún modelo básico dotado solamente de una resistencia eléctrica, o uno de los más sofisticados que puede contar con sensores electrónicos e caudal y de temperatura que se ajustan a la seleccionada por el usuario, toda vez que la diferencia la marca el número de grifos o salidas a alimentar y es que si bien la eficiencia de estos aparatos oscila entre el 70 y el 95%, tiende a disminuir si la demanda excede la capacidad del modelo escogido, por lo que es recomendable conocer los hábitos de consumo antes de comprar el aparato y evitar crearse falsas expectativas pues estos son mucho más eficientes en lugares de clima templado en los que la temperatura inicial del agua no es tan baja.
  • El calentador de acumulación: (también conocido como calentador de depósito o de tanque), es el diseño que acuñó la denominación de termo y es también el que consume menos energía pues posee un tanque en el que almacena el agua y la calienta hasta alcanzar la temperatura fijada en el termostato (bien por el usuario o de manera predeterminada, de tal suerte que si se desea una temperatura más alta solo bastará con darle un poco más de tiempo al aparato antes de abrir el grifo). Aun cuando este tiempo de espera se ve compensado por el hecho de que –a diferencia de los calentadores instantáneos–permite que se abran varios grifos sin que en principio disminuya la temperatura del agua para ningún usuario y además puede suministrar agua caliente a temperatura constante casi hasta que se agote su depósito cuya capacidad va de los 15 a los 1000 litros por lo que resulta ideal para lugares de clima frío, además de que funciona incluso sin presión de agua y con cualquier tipo de llave. Su principal desventaja es su tamaño que no solo varía en función a la capacidad de su tanque sino también al grosor del aislamiento en sus paredes, de manera que si se escoge uno muy pequeño se corre el riesgo de consumir muy pronto toda el agua caliente, teniendo que esperar mucho rato para poder disfrutar de agua caliente, y si se prefiere uno con menos aislamiento se desperdiciará energía tratando de conservar el agua caliente o calentando agua muy fría, no siendo estos los mejores dispositivos en cuanto a eficiencia energética.
  • El calentador de recuperación rápida: (también conocido como calentador mixto) es un artefacto que combina las ventajas del calentador de paso con algunas de las del calentador de acumulación, ya que almacena agua en un pequeños tanque de unos 6 a 12 litros pero a penas sus sensores detectan que hay circulación por la tubería de agua caliente, se enciende y comienza a calentar el agua de paso para depositarla en su pequeño tanque, creando un pequeño retraso mientras termina de salir de su pequeño tanque el agua no calentada, para así proveer un mayor caudal de agua caliente. Su tamaño es reducido pero también es ideal para climas fríos, aunque como de costumbre, es recomendable conocer la máxima cantidad de agua que se puede requerir en un momento dado y comprar los modelos de mayor potencia o de tanque más grande.
  • El calentador eléctrico: Es un artefacto muy similar a los calentadores de paso, solo que en lugar de calentar el agua entrante a la tubería de agua caliente, hacen lo propio con la que está a punto de salir por el grifo, interponiendo en su camino una serie de resistencias eléctricas sumergibles o algún tipo de crisol cerámico capaz de soportar temperaturas más altas que las que pudiera soportar la tubería para así evitar que el agua vaya perdiendo temperatura en su camino al punto de salida. Se recomienda para lugares donde se requiere una cantidad moderada de agua caliente, como pueden ser oficinas, locales comerciales y residencias donde se restringe el consumo de energía eléctrica o hay muy poco espacio para instalar un calentador de acumulación; su principal ventaja es que no requiere presión de agua para funcionar y que el tiempo de espera para disfrutar de agua caliente es casi nulo. Además, su consumo de energía eléctrica es relativamente bajo por lo que incluso hay modelos compatibles con sistemas fotovoltaicos.

¿Cómo instalar un termo eléctrico?

Se trata de una pregunta bastante compleja pues depende de diversos factores como el tipo y disposición vertical u horizontal, la marca y el modelo, el tamaño, el peso y la capacidad; así como también el espacio disponible para llevar a cabo la instalación, el clima local, el caudal instantáneo requerido, la temperatura máxima que se pretende alcanzar y hasta los procedimientos de mantenimiento preventivo. De tal suerte que la respuesta más sencilla es que puedes contratar la instalación con nosotros para que puedas disfrutar de un servicio garantizado y con calidad profesional si vas a comprar el termo eléctrico con nosotros, más si decides contratar la mano de obra en otra parte o hacerlo por ti mismo, es mejor que tomes nota de estas observaciones:

Aísla la tubería de agua caliente:

No importa cuán potente sea tu termo eléctrico, si al menos una parte del calor se disipa por la tubería hacia el medio ambiente, estarás pagando por una energía que no se estará aprovechando, por eso uno de los más grandes secretos de los plomeros e instaladores profesionales es colocar tanto aislamiento como sea posible en la tubería de agua caliente.

Instala tu termo eléctrico cerca de los puntos de salida:

Esta es otra manera de evitar que se pierda calor en el trayecto entre el termo eléctrico y el grifo o ducha en el que se requiere esa preciada agua caliente. De hecho es preferible instalar 2 o más termos eléctricos pequeños cerca de cada punto de salida, en vez de uno enorme para toda la casa.

Protege tu equipo:

Procura instalar también un regulador de voltaje y evita conectar otros aparatos a la misma toma de corriente cuando el termo este en uso, ya que a la larga las fluctuaciones en la intensidad de la corriente eléctrica acabaran reduciendo el tiempo de vida útil de tu artefacto.

Fíjalo y asegúralo correctamente:

Es decir, no lo dejes colgando de los caños de entrada y salida de agua, antes bien asegúrate de instalar correctamente las bases de fijación que vienen con el aparato o de apoyar en el suelo los modelos más pesados cuando lo anterior no sea posible, y siempre deja alrededor el espacio libre recomendado por el fabricante para el buen funcionamiento de la válvula de seguridad. Los mejores precios para comprar un termo eléctrico de calidad.

tipos de termos electricos

Averías comunes en el termo eléctrico

Todo el que ha tenido uno de estos aparatos en casa por largo tiempo, sabe que estos aparatos son más propensos a deteriorarse y eventualmente a presentar averías cuando se los ha dejado encendidos a pesar de que se presente una suspensión en el suministro de agua corriente y también cuando se los usa sin parar por un tiempo prolongado, mas sin embargo es muy poca la información disponible en internet a cerca de las averías más comunes que se pueden presentar al orgulloso poseedor de un termo eléctrico, por eso a continuación te anotamos algunas de ellas:

  • Fallo de las resistencias eléctricas: Estos insumos poseen un periodo bastante largo de vida útil pero tarde o temprano se fundirán y dejaran de funcionar, sobre todo si –como ya hemos advertido- se deja el termo funcionando por un periodo excesivo y sin descanso o si se lo deja funcionando durante una suspensión del suministro de agua corriente. Este fallo también se produce a causa de las fluctuaciones en la intensidad d la corriente eléctrica, en cuyo caso será siempre recomendable hacer revisar la toma de corriente para descartar cualquier defecto en su cableado y remplazar la resistencia correspondiente.
  • El termostato no da la lectura correcta: Para nadie es un secreto (o al menos no debería serlo) que cuando se calienta el agua a una temperatura superior a los 100 grados centígrados, esta se vuelve vapor y su volumen aumenta, incrementando la presión dentro de la caldera de nuestro termo eléctrico. De modo que para evitar que reviente, todos estos aparatos cuentan con un sistema de control y otro de seguridad… el primero es un termostato que apaga una o ambas resistencias eléctricas cada vez que el agua alcanza determinada temperatura y el segundo consiste en una válvula de alivio de presión que permite la salida del vapor al exterior en caso de que la presión en la caldera alcance un nivel peligroso. Los modelos más sofisticados cuentan con un control electrónico que disminuye la temperatura de las resistencias pero sin llegar a apagarlas para evitar que el agua se enfríe del todo, e igualmente cuentan con un termostato de respaldo que se dispara si falla el termostato de control, pero cuando esto ocurre el termo deja de funcionar hasta que se reinicie de manera manual el termostato de respaldo y se repare o remplace el de control, lo que suele suceder es que el usuario reinicia el termostato de seguridad para que el aparato vuelva a funcionar y olvida remplazar el de control que a veces queda dando lecturas equivocadas.

Consejos de mantenimiento

Ya a estas alturas tienes suficiente información para tomar una decisión informada al momento de escoger el termo eléctrico que mejor se adapta a tus necesidades y a tu presupuesto, pero para que ese disfrute se prolongue por muchos años es bueno que entiendas que el principal enemigo de estos aparatos es el agua dura también llamada agua ácida a causa de una elevada concentración de partículas de sales, calcio y magnesio que con el paso del tiempo no solo acaban obstruyendo las tuberías y corroyendo las paredes del depósito. De allí que una de las primeras medidas preventivas es instalar tanto en el caño de ingreso de agua corriente como en el de salida de agua caliente un filtro desalinizador o suavizador de agua

Adicionalmente, hay que vaciar y desmontar los termos de acumulación para retirar el sedimento acumulado en su interior. Obviamente la frecuencia de este mantenimiento preventivo dependerá de la salinidad y la acidez o dureza del agua corriente disponible en la localidad o región en que se encuentre el inmueble, aun cuando la experiencia ha evidenciado los beneficios de hacerlo al menos cada 2 años en ausencia de suavizador de agua o 4 aun en presencia de uno de estos accesorios, sobre todo si hay niños pequeños haciendo vida en el lugar… ahora que si el contenedor de tu termo esta hecho de hierro galvanizado, muy probablemente contará también con un ánodo de sacrificio elaborado en aluminio o magnesio, el cual debe ser revisado al menos una vez al año para así estimar el estado general de la caldera pues cuando este se oxida del todo, la caldera comenzará a oxidarse con rapidez y habrá que limpiarla antes de remplazar dicho ánodo de sacrificio.

Así las cosas, hay que saber que la oxidación tendrá lugar de cualquier modo y sin importar las medidas que implementemos, es por ello que los modelos de alta gama cuentan con tanques de acero inoxidable o recubierto de un compuesto vitrocerámico para impedir el contacto del metal con el agua y al menos retrasar su oxidación, aunque siempre habrá que hacer revisar los elementos de seguridad por personal técnico especializado para prevenir que el óxido afecte su adecuado funcionamiento y en última instancia lo más importante es que haga un uso responsable de su dispositivo, pensando siempre en el medio ambiente y tomándose el tiempo de leer detenidamente el manual del usuario para no violar los términos y condiciones de la garantía exigiéndole más de lo que puede dar.